A principios de noviembre de 2008, instale Ubuntu 8.10 (Intrepid Ibex) como sistema operativo en mi laptop. Nunca me ha gustado tener en el equipo dos o mas sistemas, por lo que siempre recurro a máquinas virtuales (con VMWare Workstation, MS Virtual PC o Sun Virtualbox).

Puse a prueba el Live CD de Ubuntu 8.10, todo el hardware funciono adecuadamente. La conexion con los demas equipos (con Windows XP) de la pequeña red de mi casa, se realizo de manera automática. Decidi instalar Ubuntu. A diferencia de 8.04, la tarjeta de red inalámbrica y las teclas de funcion trabajaron de manera correcta. Comence con la personalizacion de Ubuntu, tema, fondo, ClamAV, Sun Virtualbox.

Lo bueno de Ubuntu: Es gratis, incluye un gran numero de programas libres alternativos a los programas comerciales, la mayoria de mi hardware funciono adecuadamente, el enlace con redes Windows fue automático.

Lo malo de Ubuntu: La tarjeta de red inalámbrica se desconectaba y desactivaba después de un rato. Ni varias reiniciadas la hacia funcionar. La tarjeta de sonido tenia conflicto para los audifonos, algunos programas (como KMobileTools para conectar mi N95) nunca funciono. En cuanto al asunto del adaptador inalámbrico, probe instalando ndisgtk, (para usar los drivers de Windows) y con el ipw3945 (driver Open Source para adaptadores Intel 3945a/b/g). Desde la versión 7, al tras descargar actualizaciones, mi vieja P3 queda pasmada y no entra mas a Ubuntu. Con 8, 8.04 ocurre lo mismo.

Actualmente no cuento con el tiempo para seguir indagando en hacer que mi Sony Vaio VGN-N250FH funcione al 100% con Ubuntu. Por lo que volví a Vista. Seguire usando Ubuntu en maquinas virtuales y en mi vieja Compaq iPaq (PIII de 500 Mghz con 30Gb en disco), sin atualizarle.

Etiquetas Technorati: